Misión y Visión

MISIÓN:

Asesorar al Comandante en Jefe y al Comandante de las Fuerzas Militares, en todas aquellas materias económicas-financieras y presupuestarias en forma oportuna, propiciar la eficiencia y transparencia en la utilización de los recursos, a fin de contribuir en el cumplimiento de los objetivos institucionales.

VISIÓN:

Ser una Dirección General de Administración y Finanzas: Con personal altamente especializado e identificado con los pilares institucionales que asegure una excelente administración de los recursos del estado para contribuir con la modernización de las Fuerzas Armadas de la Nación.

PRINCIPIOS ÉTICOS

  1. Cumplimiento de la Constitución, las leyes y la  normatividad de las Fuerzas Armadas y del país. Observar, respetar y ejecutar los mandatos legales que regulan la vida del país y de las Instituciones Militares.
  2. Principio de Solidaridad.Como seres humanos de naturaleza sociable, tenemos la obligación moral de promover el bienestar de todos los seres humanos, y no sólo del nuestro. El egocentrismo es el que nos impulsa a sobresalir sin importarnos el prójimo, esta actitud trunca al ser humano como persona y conlleva a estancar su propia realización.
  3. Unidad e Identificación Institucional. Armonía, acuerdo y concordancia que sustenta una clásica expresión militar de unidad de doctrina, unidad de lenguaje y unidad de acción, condiciones básicas para que sus integrantes estén hermanados en el orgullo de servir a las Fuerzas Armadas y de contribuir a su buen nombre y prestigio Institucional.
  4. Excelencia Profesional y Liderazgo. Rendimiento al más alto nivel en todas las funciones y cargos asumidos, actuando con la capacidad, competencia y autoridad moral propia de quien invita a los subordinados a ser seguido hasta las últimas consecuencias.
  5. Principio de Equidad. Implica actuar con justicia y ponderación en nuestras relaciones con el Estado, con nuestros superiores, con los subordinados y con la ciudadanía en general.
  6. Principio de eficiencia. El esfuerzo que realizamos en aras de promover la realización humana, pero utilizando herramientas o métodos correctos.
  7. Principio de Trascendencia. Todo ser humano tiene en sí mismo una apertura a la trascendencia. Es consciente de una sed de inmortalidad que lo impulsa a buscar lo más noble y sublime, hasta alcanzar su encuentro total con aquel que lo llamó a la vida y a su amistad.

VALORES

  1. Honestidad. Actuamos de manera ideal: razonable, justa, recta y decente; anteponiendo los fines e intereses de las Fuerzas Armadas de la Nación y de la comunidad sobre los propios.
  2. Veracidad. Es la certeza, evidencia, convencimiento que, en su conjunto, exigen que la persona se comporte o proceda con autenticidad, evitando la mentira, engaño, inexactitud u omisión. El ser veraz es sinónimo de ser una persona confiable.
  3. Laboriosidad. Es la aplicación y dedicación al trabajo, que exigen que la persona se comporte o proceda con su mayor capacidad y disposición para desempeñar con eficacia y eficiencia, su trabajo personal. En la vida militar, la laboriosidad  se refleja en el cumplimiento de los “servicios” y de las obligaciones profesionales.
  4. Disciplina. Es el acatamiento, obediencia, abnegación, subordinación y que exigen que la persona se comporte o proceda observando y cumpliendo fielmente las leyes y reglamentos. En la vida militar, la disciplina comprende el aseo, orden, uniformidad, puntualidad, obediencia al superior, pero en forma consciente sin trasgresión de la Constitución y las Leyes. Es la columna vertebral de las Instituciones Armadas.
  5. Integridad. Es la entrega y probidad, que en su conjunto, exigen  que la persona se comporte o proceda en forma coherente entre lo que piensa, siente y hace. En la vida militar la persona íntegra, inspira respeto y confianza.
  6. Lealtad. Es la sinceridad, solidaridad y confianza que, en su conjunto, exigen que la persona se comporte o proceda con fidelidad, sin faltar a la fe o confianza en él depositada. En la vida militar ser leal significa no fallar al compromiso de amistad, respeto y reconocimiento hacia las personas o instituciones. La lealtad es recíproca: del superior al inferior y viceversa.
  7. Transparencia. Estamos dispuestos a mostrar, sustentar y comunicar nuestras actuaciones, manejando la información en forma ágil, completa y veraz.
  8. Responsabilidad. Cumplimos con el deber asignado para el logro de los objetivos institucionales, aportando lo mejor de si mismo.
  9. La Puntualidad. La precisión y oportunidad en el cumplimiento de los plazos fijados para los compromisos y metas, es la principal preocupación de la persona puntual; en razón que ha tomado conciencia de lo que significa cumplir sus deberes a tiempo, como aporte fundamental a una finalidad prevista.
  10. Los principios y valores precitados son enunciativas y no limitativas.